portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Recién casados

Hicimos nuestras vidas del rodar del tiempo,
de mil desvelos y de otras muchas madrugadas.
La voz de la ciudad caía como la soledad al alma.
Tú tan noble y serena y yo con mis
trajes grises y mis corbatas guindas, siempre
parecidas a la luz de una guirnalda.

Departamento pequeño pero unas inmensas
ansias de saldar la faena. Tus manos eran el manjar
de mis llegadas, mi cielo estaba pegado a tu espalda
cuando limpiabas los muebles de la sala, de esa sala
pequeña y tan nuestra con su mesa de centro adquirida
en un solo pago, como cuando se compra una cajetilla
de cigarros o un pañuelo de lino pequeño y blanco.


El sueldo quincenal cubría apenas el paso de la casera,
pero una honda huella de amor se alquilaba gratuitamente.
Nunca sentimos miedo ni angustia ni soledad y las
sábanas de la cama eran las velas del barco, que en
el caudaloso río de la vida ventilaban el fragor de la batalla.





Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 08-02-2011
Última modificación: 08-02-2011


página personal de Julio Serrano Castillejos


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual