portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Agua y fuego

Agua y fuego tenía la luz temprana
sin sorna y sin jactancia
de las tibias mañanas de mi pueblo,
donde la lluvia que caía del cielo,
altiva y muy señera amortajaba
los polvos de la noche
surgidos de los antros del infierno.

Infierno tropical y bullanguero
de amores mal pagados, tan urgentes
y faltos de substancia
como esas deshojadas ilusiones
que vagan sensitivas
en una bacanal de mil placeres
si viven sumergidas y proscritas.

Mi pueblo fue tan limpio y tan galano
que graba todavía
en mi sensible mente
de ferias septembrinas y emociones
y luego en mi memoria,
sus cuitas con blasones milenarios
y el toque siempre agudo
del misterio de añejas nimiedades.

Y sus banquetas que de miga fueron
pisadas con delicia
blandieron el escudo de mis días
en la ocasión opaca
de mis sueños fervientes, juveniles,
de un quieto amanecer de vez primera
en brazos tan gozosos
como nunca mis ojos castos vieron.

Pedazo venturoso de mi alma,
nocturno que se cuela
en la vertiente inicua de mi vida.
Cada gota latente,
es humedal de paja y consonancia
del mito del letargo,
quejumbre de un ideal doliente y puro
escrito en cada diario.

No puedo silenciar ese pasado
de penas tan fugaces… tan supremas,
de un santo sin espaldas
que supo esclarecer mi amplia frente,
que pudo darme fe
en la hondonada azul y sin abrigo.
Oh, pueblo hebdomadario
cadena de las llaves de mi muerte.


Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 27-12-2011
Última modificación: 04-06-2013


página personal de Julio Serrano Castillejos


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual