portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

A mi esposa

El día en que perdieras a tu padre
lloró tu faz de quince primaveras
y fueron las primicias de esa tarde…
sentidas madreselvas
y lágrimas dolientes de tu espera.

La fuerza del destino sosegada
colgó el crespón de luto en tu tristeza
y quiso así la fuerza del destino
ensimismar la tarde
y ser de tu camino la pureza.

Restañaste los llantos funerales
en tu alma tan filial y jubilosa
y fuiste desde antes hija buena,
lucero de la vida
y gota que en la fuente persevera.

Y al desposar tu alma redentora
al hombre que cantara tu hermosura
llevaste en tu bagaje la inocencia
sensible y lisonjera
con gracia, suavidad y con lisura.

Cuanto sol, cuanta luz en tu figura
y en tu gracia los toques de la danza,
pudiste con tu fe, con la conciencia…
encontrar la verdad,
la faz de la virtud y la esperanza.

Y cuanta sobriedad me diste ahora
en los años adustos de mi vida,
con manojos que flores me regala
tu vientre bendecido
y un augusto mirar que te enseñora.

Promete restañar en tierra austera
el lecho de mis manos y mis días,
camina por la senda bienhechora
y cuida tu entereza
como árbol florecido de tu vida.


Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 17-01-2012
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Julio Serrano Castillejos


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual