portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Limo y paja

Limo y paja tenía el solar nativo,
plagado de ilusiones
y quiso la virtud siempre sumisa
ardiente como fragua
brindarme sus migajas,
su bruma, su carbón y sus cenizas.

Y cuanta ansiedad tenía mi alma
en la planicie hiriente
del reino bullicioso de muchachas
altivas y serenas como rosas,
mujeres siempre buenas…
togadas con sus ancas voluptuosas.

En las pozas del agua pasajera
sentí las carnes vivas
transitar en la luz de mis retinas
en un manojo de erotismo inerte
y supo así mi erario
suspirar por las formas sensitivas.

Cuanta gloria de Dios en mis mañanas
cuajó la idolatría
del ritmo sensorial de aquellas horas
y cuantas lejanías
pulieron como orfebre el salmo tierno
de toda la montaña.

¡Oh! Cuanta sobriedad en la lujuria
del hondo despertar de las pasiones
a nombre de mi bolsa de miseria.

Mi ser adolescente
de tránsito por calles y placeres
pisó la lobreguez de las aceras
y pudo mientras tanto
traspasar el portal de las caricias
de damas y mujeres.

De joven presentí mi suerte absurda
y pude caminar
por la senda gloriosa y solitaria
de una linda diosa
que es hoy espuma, ángel y dulzura
del sino portentoso de mi vida.

El hombre es mansedumbre y fiel letargo
cuando siente que llega ya a la meta,
trasfondo del pasado
y en sus tardes raíz de nuevo árbol,
dilema, cielo abierto
y puma que repta sobre un lago.

El hombre ya maduro es horizonte,
limo, blando tal vez como la paja
en la planicie pura
y cerca de la meta…
del tiempo solitario y tormentoso
es raigambre que sola se interpreta.


Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 24-01-2012
Última modificación: 02-12-2012


página personal de Julio Serrano Castillejos


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual