portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Los silencios de Maria

Paseaba entretenida por la orilla
de aquellos sueños grises del otoño
cargando con dulzura y con templanza
los amores tardíos que se fueron.
María conocía las distancias
que el olvido marcaba en sus silencios
y por eso lloraba el desconsuelo
de no poder amar sin hacer ruido.
Yo la quise callado,
también con todos mis silencios
ateridos de ese frío impenitente
de las noches con sombras inclementes,
las que pasan por la vida
y dejan las huellas mas temidas,
y los colores ocres en el alma.
María lo sabe, lo siente, lo consiente
porque ella es especial en el amor y
en sus silencios no caben estrategias
ni la mala fe de los santos aparentes
ni siquiera la pretendida luz de la mañana.
María es como la fugaz estrella de los mares
como la misma luz hecha pecado
y en sus silencios caben al unísono
la verdad del error y
la soledad inquieta de la tarde.
Yo conozco a María,
su ternura arrogante
sus besos celestiales
su armonía perenne
su saber estar en la tormenta,
sus silencios valientes
cuando el cariño se marcha
con las manos vacías.
María no es alguien que tu buscas
ni concepto vacío
María es un sueño que yo llevo
muy dentro,
que llevo a cuestas en mi vida,
que nació en mi y morirá en mi.
Y es por eso que María
no traicionará nunca sus silencios
y seguirá amando a su manera,
queriendo como quiere
llorando como llora
riendo como ríe
pero siempre
¡con todos sus silencios!



Fernando Pérez.

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 31-08-2013
Última modificación: 01-09-2013


página personal de Fernando Pérez.


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual