portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

CONTRAPUNTO EN FACE CON TADEO TÁPANES

1

NO ME PUEDO ALEGRAR DEL MAL AJENO

No me puedo alegrar del mal ajeno
y que vana resulte toda apuesta,
pues tan sólo pensarlo me molesta
y a tal efecto a diario yo me entreno.

Que nada puede generar de bueno
perder la liga estando igual de fiesta,
si jugando de forma muy modesta
a la afición ni dios le pone freno.

Yo viendo el fútbol campeón, me aburro
y a caminar me voy por la montaña
lejos del mundanal y sordo ruido,

donde si gana el Arconcón de churro
me trae sin cuidado, si es que caña
dura le diera al Cádiz, o al del Nido.-

2


UNA DE MIS PUERILES ILUSIONES

Una de mis pueriles ilusiones
era bajar de un pino boca abajo,
y hacerlo con premura y desparpajo
demostrando tener buenos muñones.

Pues si alguien me pisaba los talones
me importaba de veras un carajo,
porque cogiendo rápido un atajo
fácil podría cazar más ratones.

Ya ves que el practicar es mi consejo
porque los falsos dioses me repelen
llámese Ramoncín o Maradona,

que por tanto fanático me quejo
viendo como de mal los chicos huelen
bien sean de Madrid o Barcelona.-

3

YO DE BASTANTES LIBROS ME RODEO

Yo de bastantes libros me rodeo
porque celoso soy de mis haberes,
que venderme prenden menesteres
y el amor por ningún lado lo veo.

Para líos mayor ya soy Tadeo,
que si llevarme al fútbol hoy quieres
prefiero que charlemos de mujeres
con quienes me las veo y las deseo.

Pues no soporto al Messi ni al Cristiano
y me remito a la sutil violencia,
que hasta en los más pequeños se produce

cuando a algún padre se le va la mano
ya sea en Almería que en Valencia
si a nada el juego sucio les conduce.-


Luis Pérez

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 21-03-2017
Última modificación: 00-00-0000



editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual