portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

MARÍA Y SU CINTURA DE AMAPOLA

Recuerdo con nostalgia
que en aquellos sueños
ella ya no estaba
María había regresado
desde lo hondo
de un recuerdo atormentado
Acostumbrada
a esa soledad impúdica
que el tiempo no cura
me dio un abrazo
inmaculado abrazo
que guardo en un lugar
donde el frio y las rosas
se deleitan
Yo la quise
y borde pensamientos
en todos sus confines
en todos los rincones de su alma
me causaba estupor
aquella cintura de amapola
ella rezaba en una esquina
como queriendo regalar
un mundo nuevo a la esperanza
y lo hizo, lo regaló
sin darse cuenta
que el alba no llora despedidas
y fue entonces
sólo entonces
que caí en la cuenta
lo mucho o poco
de la belleza de los nardos
No fueron tres, ni siete
las veces que el silencio
el atrevido silencio de la aurora
amenazaba con traiciones
las más amargas
las que portan reproches
y matan de un plumazo
la insolente alegría
de los ocultos páramos del ser.
María era el misterio
en el que con fuego y agua
dibujaba la ternura
y me quería,
a su manera pero me quería
Sus manos de azucena
sus ojos de coral
acariciaban todo lo que soy
todo lo que siento
Quiso despedirse
pero yo no la dejé
porque el llanto pesa
porque las lágrimas pesan
porque las despedidas
y más las de María
hacen de la tristeza
un camino sin retorno
un enigma de acero
Yo la vi partir hacia otra patria
que no era la del odio
y con mis pies descalzos
esperaré que vuelva
porque María siempre vuelve.


Fernando Pérez.

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 27-05-2017
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Fernando Pérez.


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual