portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Frutos y alma



Frutos y alma tenía mi amado pueblo
de las horas furtivas del pasado
y en ese devenir
de noches tan inquietas
marché con nuevo aliento y gran empeño
hacia los cuatro vientos.

Era mi pueblo, puro como el cielo
donde vuelan los jilgueros
y en las tardes brillaban a lo lejos.
Sus carretas de bueyes desfilaban
y en los ríos la luna iluminaba
a los grillos nocturnos, vocingleros.

Las mujeres, perfumadas,
eran, si, los vapores de mi ensueño
y su exquisito talle
la poesía más infinita de mi anhelo
y cuando supe paladear amores
oficié la alquimia de los cielos.

Eran frutos divinos de mi pueblo:
los silencios caprichosos de sus tardes,
las campanas de la iglesia,
las virtudes diferentes
y los juguetes de barro de los niños,
las bocinas de los coches
y tal vez las mil facetas y derroches
de sus casas y sus fuentes.

Frutos y alma tenía mi amado pueblo
en las puertas de madera del tendero,
en la oficina tan discreta del alcalde
en las ropas del nevero,
en la falda vaporosa y muy señera
de la niña tan coqueta
y en el paisaje azul y mañanero
de la montaña, en los lirios y senderos
de mi pueblo transparente y dominguero.


Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 07-01-2019
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Julio Serrano Castillejos


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual
















Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas