portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

CONTRAPUNTO EN FACE CON MANUEL MEJÍA

ADMIRADA CON AMOR

Te cuido tal que fueras una flor
que exhibe su belleza indiferente,
y entre sus pétalos de luz ardiente
yo aquí te ofrezco todo mi calor.

Tú que nutres mi sueños con ardor
y bendices sin duda tu presente,
de mí no esperas otro referente
que el de ser admirada con amor.

Déjame que comparta ese cariño
que tanto a nuestras almas alimenta
mostrando la mejor correspondencia.

Deja que te ame siempre como un niño
con la ilusión que nunca se lamenta
al regar con amor tanta inocencia.

AMOR DE MIS AMORES

Si vagando por bosques y montañas
yo te encontrara, amor de mis amores,
pintaría la senda de colores
tratando de apartar las alimañas.

Dejar no quiero ver que son extrañas,
que reparos encienden mis ardores,
muy bien sé que te sueño entre las flores
cuando el sosiego cierra mis pestañas.

Lejos te miro alegre y bien contenta
tras el rastro del numen que te anima,
regando con tu gracia generosa

la más noble sonrisa cenicienta,
que jamás despertara tanta estima
cuando a sentir me lleva ante una diosa.

HOY COMO AYER

Hoy como ayer con la pasión te sigo
y en mis entrañas el amor retengo,
vibrante frente a mi razón lo tengo
porque así yo lo quiero y lo persigo.

Mañana seguiré siendo tu amigo
y cuanto aquí te digo lo mantengo,
porque de noble escuela yo provengo
llevando todo quehacer conmigo.

Así también repongo mi esperanza
poniendo por escrito cuanto pulo
para que igual te sientas menos sola,

así es como revivo mi confianza,
a veces con discreto disimulo
por si a caso mi mente descontrola.

COSAS DEL QUERER

Mucho se añoran las ausencias, digo
cuando dejan heridas de placer.
Cómo no, son las cosas del querer
las que me hacen buscar tu fiel abrigo.

Quizás no seas mi mejor testigo
para ocultar amores del ayer,
si tanto enriquecieron nuestro haber
siendo como eras cómplice conmigo.

Pero amor mío, vuelve cuando quieras,
si calmando el anhelo de mis labios,
con ese aroma de jazmín y miel

logras que mis mejores primaveras
puedan ser evocadas sin agravios,
como manjar de dioses sin dosel.


Luis Pérez

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 15-02-2021
Última modificación: 00-00-0000



editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual