portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Listado de poetas en orden alfabético


A-B-C-D-E-F-G-H-I-J-K-L-M-N-O-P-Q-R-S-T-U-V-W-X-Y-Z-

Julio Serrano Castillejos

páginas: << < 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 > >>

 
Rieló la nitidez...

  Rieló la nitidez de sus dolores el blanco manto de su faz tan pura y luego silenció con esa hondura el réquiem de sus ojos soñadores. Sí, festiva, como las blancas flores, rebelde a la ...

 
Escribe... poeta

  Escribe hoy poeta sin dobleces con la etiqueta abierta a la esperanza, de este mi mundo que a la vida lanza a la oruga que vive entre las mieles. Comparte de tu mesa la migaja y dale de beber ...

 
Poemas de las cosas simples

  Su amor tan frágil como el papel de China y sus muslos más esquivos que un salmón surcaban ayer a la deriva. -o-o-o-o-o-o- Tus manos dos palomas saltarinas cual mariposas blancas de suave ...

 
La cortesana

  Ayer cerré el desván de aquél hechizo, con desdén, sin rigor y en cruel batalla; la boca dice lo que el alma calla y en el jardín se siembra el maleficio. El maleficio que al honor estalla ...

 
Se juntaron los días

  Se juntaron los días y en tantos años formaron lustros y después decenas de infaustos y crueles desengaños, de torres de dolor y sus almenas. Pero viví solemne, sin angustias. Caídas ...

 
Es tal vez el viento

  (Dedicado a Sandra) Es tal vez el aliento de tus manos o el claro sombreado de tus ojos, tus palabras tan llenas de caricias, es tu voz, tu mediterráneo acento o el aire ocre de tu pelo ...

 
Sin reproches

  Lo digo sin reproches, con anhelo: quiero llegar a anciano con mis canas, surcar la mar sin emociones vanas pero emprendiendo por completo el vuelo. Ver con cansados ojos siempre el ...

 
El verso azul

  Escribo el verso azul en la floresta y canto a la canción del rito inquieto, poniendo en el portón el nuevo veto del marco insustancial de tanta fiesta. Reduzco el requiescat, hoy con ...

 
Mis hijos

  Mis hijos están hechos de mi arcilla pulidos por el tiempo con mis besos, son puros sus amores, son tan tersos como el numen que forma su semilla. Vivieron con nosotros en la villa que mi ...

 
Distante amanecer

  Radiante batallar conmigo mismo, relámpago de azul, punzante nota, de injusta sinrazón y el alma rota resurge mi pasión y el estoicismo. Simiente de dolor, ese es mi abismo, bebiendo ...

 
El vuelo de tu pelo

  El vuelo de tu pelo con certeza rieló de la noche la vivífica redondez de tu cuerpo y tu cabeza de corpórea exquisitez magnífica. Se puso luego así en mi entereza el sol con su nota más ...

 
Pienso en ti

  Si estoy en ti y estoy por ti vagando, me complace escuchar tu melodía, los sabores son de melancolía si tú me dices como, donde y cuando. De mi alma el rumor se fue volando como ave mañanera ...

 
El mendigo

  Me escudo en la pobreza, soy mendigo, los roces del amor la sed marchita, el alba me seduce, resucita la espiga del dolor, ese es mi abrigo. No es la riqueza la que mi hambre incita ni tampoco ...

 
La nostalgia.

  La nostalgia es el pan de la ausencia, una lágrima reprimida en el alma. Es el beso sutil del tiempo, un recuerdo caído al corazón, lucero que nunca se apaga y la forma de llorar con una ...

 
La línea de la vida

  No importa que la suerte te rechace en ese cuerpo que tu ser habita, el alma vence y nunca se marchita en el segundo que a la vida nace. Si te hiere el amor y en ti gravita la ortiga del dolor, ...

 
Propongo ante el mundo

  Hoy propongo ante el mundo que nos mira el verso santo y a la vez profano, con una pincelada de mi mano y las notas sentidas de mi lira. No manejo la alquimia del arcano ni los tonos mundanos ...

 
Eres como el mar Caribe

  Eres tibia, sí como el mar Caribe, cadenciosa como las altas olas, insinuante como las tardes solas y rica como copa de jengibre. Rotonda y claro eres de mis noches, ondina que bautiza ...

 
Tu talle

  Luciste el talle con sutil gracejo en la cuaresma amplia, efervescente, adornando con magia aquél ambiente de los charcos remedo de tu espejo. Ibas sola y feliz, seguramente risueña tu ...

 
Cimbreante

  Llevabas bien puesta la camisa, tortuosa tarde de tu andar sereno y así esculpido el insinuante seno crispaba de rubor la piel sumisa. Ibas radiante tú, camino a misa, volando entre el pasto ...

 
Rota la ilusión

  Se rompe la ilusión de aquella queja de un joven corazón y muy maduro, de lejos respaldándose en el muro la núbil cerrazón que el tiempo deja. Perdida tras de sí la negra reja del ...

 
Navegar la vida

  Jamás empieza a navegar henchido el velamen de nuestra alegre vida ni en vísperas se inicia la partida hacia el final por todos tan temido. Navegar, ir con inaudito estilo hacia una meta ...

 
Circunloquios

  Circunloquios de espanto circundan hoy el nido de los hierofantes, en la vaguedad de los discursos pronunciados desde las almenas. El nuevo son atiende sus toques y se lleva el aroma y ...

 
Los tiranos

  I ¿Cómo bajar de la Tierra a los tiranos? Se vuelven indispensables, socavan la equidad, a la belleza la desgastan. Tienen apellidos sonoros, sus escarcelas son gordas y su manos sudan ...

 
Quiero estar

  Quiero estar y besar con calor el suelo salobre para saciarme con la entereza y el hambre de la tierra. Si es posible, un día abrir los cauces de los ríos como si fuesen las compuertas de una ...

 
El torero

  Quiso poner la tarde, incuestionable sabor taurino en tus galanos lances y al borde de la plaza los romances de tu genio castizo e indomable. Faena de capote, venerable, adornos ...

 
No es tu voz

  No es tu voz ni tampoco el pensamiento donde suele estrellarse aquel olvido, ni el surco que deprime el sentimiento como extraviada ave de su nido. Es de ti misma el aire, sin aliento, La ...

 
Cómo me gustas...

  Me gusta el fresco de tu sonrisa, los vaivenes suaves y francos de tu pelo y la luz de tos ojos, colosales y paganos. Me agrada la prisa rumbosa de tus pasos cuando caminas majestuosa a mi ...

 
La margarita

  Sin amores, sin cuna y bendecida de sólo meditar rindió su cuita y polvosa la pobre Margarita sus pétalos dobló, cayó dormida. Pero la flor no estaba así vencida ni era sombra jamás, y ya ...

 
Bajó del cielo Isabella

  Bajó del cielo Isabella para regalarle a mamá, sus brillos como de plata, unas orejas redondas, dos cachetes sonrosados, mil caballitos alados, las piruetas de sus manos, de ...

 
Cansado del placer

  Cansado del placer y el cruel derroche de tórrido festín, hacer mundano, tendí a Dios mi fatigada mano al ver oscurecer aquella noche. El Señor, como dueño del arcano, no realizó ni un ...









portal de la palabra virtual














Listado de poetas en orden alfabético


A-B-C-D-E-F-G-H-I-J-K-L-M-N-O-P-Q-R-S-T-U-V-W-X-Y-Z-

Julio Serrano Castillejos

páginas: << < 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 > >>

 
Rieló la nitidez...

  Rieló la nitidez de sus dolores el blanco manto de su faz tan pura y luego silenció con esa hondura el réquiem de sus ojos soñadores. Sí, festiva, como las blancas flores, rebelde a la ...

 
Escribe... poeta

  Escribe hoy poeta sin dobleces con la etiqueta abierta a la esperanza, de este mi mundo que a la vida lanza a la oruga que vive entre las mieles. Comparte de tu mesa la migaja y dale de beber ...

 
Poemas de las cosas simples

  Su amor tan frágil como el papel de China y sus muslos más esquivos que un salmón surcaban ayer a la deriva. -o-o-o-o-o-o- Tus manos dos palomas saltarinas cual mariposas blancas de suave ...

 
La cortesana

  Ayer cerré el desván de aquél hechizo, con desdén, sin rigor y en cruel batalla; la boca dice lo que el alma calla y en el jardín se siembra el maleficio. El maleficio que al honor estalla ...

 
Se juntaron los días

  Se juntaron los días y en tantos años formaron lustros y después decenas de infaustos y crueles desengaños, de torres de dolor y sus almenas. Pero viví solemne, sin angustias. Caídas ...

 
Es tal vez el viento

  (Dedicado a Sandra) Es tal vez el aliento de tus manos o el claro sombreado de tus ojos, tus palabras tan llenas de caricias, es tu voz, tu mediterráneo acento o el aire ocre de tu pelo ...

 
Sin reproches

  Lo digo sin reproches, con anhelo: quiero llegar a anciano con mis canas, surcar la mar sin emociones vanas pero emprendiendo por completo el vuelo. Ver con cansados ojos siempre el ...

 
El verso azul

  Escribo el verso azul en la floresta y canto a la canción del rito inquieto, poniendo en el portón el nuevo veto del marco insustancial de tanta fiesta. Reduzco el requiescat, hoy con ...

 
Mis hijos

  Mis hijos están hechos de mi arcilla pulidos por el tiempo con mis besos, son puros sus amores, son tan tersos como el numen que forma su semilla. Vivieron con nosotros en la villa que mi ...

 
Distante amanecer

  Radiante batallar conmigo mismo, relámpago de azul, punzante nota, de injusta sinrazón y el alma rota resurge mi pasión y el estoicismo. Simiente de dolor, ese es mi abismo, bebiendo ...

 
El vuelo de tu pelo

  El vuelo de tu pelo con certeza rieló de la noche la vivífica redondez de tu cuerpo y tu cabeza de corpórea exquisitez magnífica. Se puso luego así en mi entereza el sol con su nota más ...

 
Pienso en ti

  Si estoy en ti y estoy por ti vagando, me complace escuchar tu melodía, los sabores son de melancolía si tú me dices como, donde y cuando. De mi alma el rumor se fue volando como ave mañanera ...

 
El mendigo

  Me escudo en la pobreza, soy mendigo, los roces del amor la sed marchita, el alba me seduce, resucita la espiga del dolor, ese es mi abrigo. No es la riqueza la que mi hambre incita ni tampoco ...

 
La nostalgia.

  La nostalgia es el pan de la ausencia, una lágrima reprimida en el alma. Es el beso sutil del tiempo, un recuerdo caído al corazón, lucero que nunca se apaga y la forma de llorar con una ...

 
La línea de la vida

  No importa que la suerte te rechace en ese cuerpo que tu ser habita, el alma vence y nunca se marchita en el segundo que a la vida nace. Si te hiere el amor y en ti gravita la ortiga del dolor, ...

 
Propongo ante el mundo

  Hoy propongo ante el mundo que nos mira el verso santo y a la vez profano, con una pincelada de mi mano y las notas sentidas de mi lira. No manejo la alquimia del arcano ni los tonos mundanos ...

 
Eres como el mar Caribe

  Eres tibia, sí como el mar Caribe, cadenciosa como las altas olas, insinuante como las tardes solas y rica como copa de jengibre. Rotonda y claro eres de mis noches, ondina que bautiza ...

 
Tu talle

  Luciste el talle con sutil gracejo en la cuaresma amplia, efervescente, adornando con magia aquél ambiente de los charcos remedo de tu espejo. Ibas sola y feliz, seguramente risueña tu ...

 
Cimbreante

  Llevabas bien puesta la camisa, tortuosa tarde de tu andar sereno y así esculpido el insinuante seno crispaba de rubor la piel sumisa. Ibas radiante tú, camino a misa, volando entre el pasto ...

 
Rota la ilusión

  Se rompe la ilusión de aquella queja de un joven corazón y muy maduro, de lejos respaldándose en el muro la núbil cerrazón que el tiempo deja. Perdida tras de sí la negra reja del ...

 
Navegar la vida

  Jamás empieza a navegar henchido el velamen de nuestra alegre vida ni en vísperas se inicia la partida hacia el final por todos tan temido. Navegar, ir con inaudito estilo hacia una meta ...

 
Circunloquios

  Circunloquios de espanto circundan hoy el nido de los hierofantes, en la vaguedad de los discursos pronunciados desde las almenas. El nuevo son atiende sus toques y se lleva el aroma y ...

 
Los tiranos

  I ¿Cómo bajar de la Tierra a los tiranos? Se vuelven indispensables, socavan la equidad, a la belleza la desgastan. Tienen apellidos sonoros, sus escarcelas son gordas y su manos sudan ...

 
Quiero estar

  Quiero estar y besar con calor el suelo salobre para saciarme con la entereza y el hambre de la tierra. Si es posible, un día abrir los cauces de los ríos como si fuesen las compuertas de una ...

 
El torero

  Quiso poner la tarde, incuestionable sabor taurino en tus galanos lances y al borde de la plaza los romances de tu genio castizo e indomable. Faena de capote, venerable, adornos ...

 
No es tu voz

  No es tu voz ni tampoco el pensamiento donde suele estrellarse aquel olvido, ni el surco que deprime el sentimiento como extraviada ave de su nido. Es de ti misma el aire, sin aliento, La ...

 
Cómo me gustas...

  Me gusta el fresco de tu sonrisa, los vaivenes suaves y francos de tu pelo y la luz de tos ojos, colosales y paganos. Me agrada la prisa rumbosa de tus pasos cuando caminas majestuosa a mi ...

 
La margarita

  Sin amores, sin cuna y bendecida de sólo meditar rindió su cuita y polvosa la pobre Margarita sus pétalos dobló, cayó dormida. Pero la flor no estaba así vencida ni era sombra jamás, y ya ...

 
Bajó del cielo Isabella

  Bajó del cielo Isabella para regalarle a mamá, sus brillos como de plata, unas orejas redondas, dos cachetes sonrosados, mil caballitos alados, las piruetas de sus manos, de ...

 
Cansado del placer

  Cansado del placer y el cruel derroche de tórrido festín, hacer mundano, tendí a Dios mi fatigada mano al ver oscurecer aquella noche. El Señor, como dueño del arcano, no realizó ni un ...





Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas